EDUCADORA SOCIAL

EDUCADORA SOCIAL
EDUCACIÓN SOCIAL

terapias, talleres y refuerzos para niños con NEE

Terapias, talleres y refuerzos para niños con NEE

En Personitas Especiales trabajamos con niños y adolescentes que manifiestan diversas dificultades para el aprendizaje(TGD, TEA, ASP...

TRADUCTOR IDIOMAS

contador de visitas

Seguidores

Google+ Followers

martes, 20 de agosto de 2013

ASPERGER // AUTISMO; RECOPILACIÖN artículos)

1- Diferencias entre autismo y asperger:


Últimamente se escucha bastante acerca del síndrome de Asperger. Y es que parece que están aumentando los casos de esta condición a nivel mundial. Este síndrome está considerado como una forma de autismo, llamándoles incluso “autistas de alto rendimiento”, pero no es lo mismo y es importante saber diferenciar uno de otro.
Probablemente, aunque aún es poco conocido, podemos haber escuchado hablar de este síndrome en la escuela de nuestros hijos o en algún otro lugar, pero ¿podríamos diferenciarlo? Por eso desde unComo.com queremos orientarte acerca de cómo diferenciar el síndrome de Asperger del Autismo mediante algunas señales puntuales.
foto: sindromeasperger.net

¿Qué es?

Cuando nos referimos al síndrome de Asperger, estamos hablando sobre un trastorno del desarrollo de carácter neuro – biológico, es decir los factores sociales no tienen nada que ver. Presentan anormalidades en las siguientes áreas de desarrollo:
  • Habilidades sociales
  • Lenguaje comunicativo
  • Interés por el medio
  • Comportamiento repetitivo
  • Área motora
Las personas que presentan síndrome Asperger, tienen una inteligencia normal, en algunos casos por encima de la media, pero con problemas para relacionarse y con conductas inapropiadas. Acostumbran a tener un pensamiento lógico y concreto. Su síndrome al no ser aparente se manifiesta en sus comportamientos.

¿Cuál es la incidencia?

El síndrome de Asperger se da por cada de 3 a 7 habitantes de cada 1000 nacidos, suele presentarse más en niños.

¿Cómo lo diferencio del autismo?

La característica principal de las personas con síndrome de Asperger comparados con otras formas de autismo, es que pueden llegar a la vida adulta convirtiéndose en seres independientes y llevar una vida normal. Siendo esto más probable cuándo su profesión tiene que ver con sus áreas de interés, áreas que desarrollan de forma excepcional. Es necesario saber que cada niño, y cada persona es un mundo, y dos personas diagnosticadas con el trastorno del Síndrome de Asperger pueden presentar diferencias entre sí, pero aquí hablamos de los síntomas más generalizados. Lo más importante para diferenciarlo del autismo, es que en el síndrome de Asperger:
  • No hay retraso en la adquisición y desarrollo del lenguaje. Tienen buen vocabulario, llegando a ser a veces incluso pedante
  • Se da en mayor frecuencia en niños
  • Se suele confundir con un Déficit de Atención
  • Se distraen con facilidad
  • Tienden a estar dispersos
  • Pueden presentar problemas de aprendizaje pero no por falta de capacidad intelectual, si no por su dispersión y falta de concentración
  • Aunque tengan problemas de relación, desean tener amigos y se sienten frustrados por sus dificultades sociales
  • Dificultad para entender los roles sociales y empatizar con los demás
  • El síndrome de Asperger puede originarse a partir del tercer o cuarto año de vida (también se diagnostican incluso en la adolescencia), en cambio el autismo se detecta con pocos meses de vida




2--Éstas son las alertas para detectar el autismo durante el primer año del bebé

AUTISMO.

Dirigido a madres, padres, cuidadoras, guarderías maternales y todos los vinculados al cuidado del bebé..

Existen bebés que pueden marcar una diferencia peculiar en los primeros meses ante el resto de niños que presentan rasgos de autismo después de los 18 meses de edad. A continuación Algunas señales importantes a tomar en cuenta durante los primeros meses del bebé.
1. Alerta mamá ante un bebé peculiarmente pasivo, que ni se inmuta ante la sensación de hambre, mucho menos cuando su madre va a tomarlo para darle alimento, el bebé simplemente no se anticipa ante esas acciones.
2. La etapa de pasividad o placidez se combina también con una etapa de llanto sin cesar mientras están despiertos, éste llanto puede ser por cólicos muy repetitivos y otros pueden tener un llano sin motivo aparente cuya exaltación no les permite dormir o descansar en la noche.
3. Estos bebés no poseen miradas de expresión sino mantienen una mirada perdida o una extraña forma de mirar “a través”, o a un lado de las personas, incluyendo su madre dándole pecho. Las Sonrisas son Intermitentes, pero casi nunca aparecen siguiendo un modelo de imitación, es decir, el niño no sigue instrucciones de mirar en conjunto, hacer la famosa “Arepita” o aplaudir, Hacer muecas como Viejita(o) entre otros.
4. Se observan estereotipias o movimientos tales como sacudir la cabeza (como si estuviera diciendo No) y varias formas de balanceo (de lado, o lineal).
5. Ausencia de desarrollo del habla o regresiones de arrullos y balbuceos inadecuados al contexto sumando siempre la pasividad o bajo nivel de alerta.
6. Se trata de bebés que no exigen, no saben si su madre está o no está, por ello si se dejan en cuidados no hay señal de llanto por desprendimiento de la madre, ya que ni siquiera saben que los están dejando en otro lugar distinto a su hogar. Simplemente no aparece el “Miedo” ante el extraño como suele suceder en todo bebé a los 8 meses .
7. Quizá una de las alertas más comunes es la respuesta inusual ante la introducción de alimentos sólidos, llora ante la cucharilla, se niega a aceptar, no puede retener el bolo, no logra masticar o tragar alimentos de textura gruesa, como granos, carnes picadas, bolitas de masa suave y es por ello que muchos de los niños con autismo mantienen un régimen alimenticio propios de bebé durante varios años.
8. El desarrollo motor como rolar, arrastrarse, sentarse, gatear, y ponerse de pie en muy pocas ocasiones se acelera, pero lo más probable es que éstas etapas se retrasen.
9. En su primer año, el bebé puede carecer de efectividad al jugar, tomar un teléfono para jugar de manera funcional no aparece, por el contrario le dará otras funciones como martillar con él entre otras.
10. El bebé con autismo puede parecer excitado e incluso con temor por sonidos inesperados y fuertes a los que en otras ocasiones es completamente ajeno. (este comportamiento es común en las fiestas infantiles y más aún al momento de cantar cumpleaños).
Debemos mantenernos alertas ante éstos síntomas en el primer año, ya que tendremos a un niño que busca estimulación en todas las modalidades sensoriales como por ejemplo rechinar los dientes, raspar, tocar e inclusive con su cuerpo y/o rostro superficies escuchando con atención el sonido que produce y el habitual andar de puntillas, que es algo normal pero que debe ser transitorio.
Lic. Rusdeiba Agelvis

Esp. En Atención Psicoeducativa del Autismo.
Orientador de Padres y Coordinadora de Terapias del Desarrollo
www.terapiasdeldesarrollo.com 0212 9523596/0212 9536570


3--Cuáles son las características del Síndrome de Asperger en adultos

Es muy importante detectar el Síndrome de Asperger en sus inicios para poder diagnosticarlo a tiempo y poder estar tratado por un especialista. Pero, ¿qué ocurre con las personas que no han sido diagnosticados a tiempo y han llegado a la edad adulta con este síndrome pasado por alto? Habitualmente se pasa por alto porque los padres piensan que ese comportamiento “ya se le pasará” e ignoran lo que ocurre pensando que pronto mejorará, pasando los años y llegando el niño a ser adulto. Por eso desde uncomo.com queremos orientarte a saber cuáles son las principales características del síndrome de Asperger en adultos.

¿Qué pasa cuándo llegan a la edad adulta?

  • Normalmente a estas personas se les acusa injustamente de no encajar en la sociedad o de ser demasiado extravagantes, entre otros adjetivos. Es más complicado en las personas adultas poder identificar este trastorno y requieren un seguimiento exhaustivo y un control por parte de un especialista.
  • Es difícil de diagnosticar cuando llegan a la edad adulta porque su inteligencia es normal e incluso superior a la media.
  • Presentan buena atención y concentración y se les da extremadamente bien aquello que les interesa mucho, o sus hobbies.
  • Necesitan formación para las habilidades sociales y de comportamiento.
  • Les cuesta mucho entender las normas.

Principales características

  • Peculiar comportamiento.
  • Falta de contacto visual en las conversaciones, normalmente esto les desconcentra.
  • Se centra en sus intereses, llegando a obsesionarse.
  • Falta de expresión facial en las conversaciones, lo que para otras personas puede resultar grosero.
  • Falta de empatía, sin mostrar afecto a los demás, lo que les ocasiona distanciamiento personal.
  • Dificultad para comprender el lenguaje corporal.
  • Dificultades en las relaciones interpersonales.
  • Las normas sociales establecidas les hacen sentirse confundidos.
  • Se sienten confundidos con las frases hechas, cómo por ejemplo “me estás tomando el pelo”.
  • Les cuesta disfrutar de una conversación a no ser que esté centrado en su área de interés.
  • Les cuesta entender por qué su comportamiento ha sido inadecuado.
  • Comportamientos repetitivos.
  • Les cuesta adaptarse socialmente y si no se siguen sus rutinas les provoca ansiedad.
  • No toleran los ruidos fuertes, las luces muy brillantes u olores molestos.
  • Empleo de un lenguaje pedante e inexpresivo.
  • Torpeza motora.
  • Necesita el apoyo visual para entender las cosas, intentan traducir las palabras en imágenes para su mejor compresión.
  • Tendencia a fijarse en los detalles, con esta forma analítica les cuesta entender la globalidad de las cosas.
  • Sinceros.

A tener en cuenta

Es importante tener en cuenta que cada persona es un mundo, y siempre encontraremos diferencias entre unos y otros. Por lo tanto, dos personas diagnosticadas con el Síndrome de Asperger, no siempre tienen por qué presentar las mismas características o perfil.
Aquí hemos hablado de rasgos principales a tener en cuenta, los más destacados. Si crees que usted mismo o que un familiar puede presentar estas características, es conveniente visitar a un especialista para poder ser diagnosticado si fuera oportuno.

EL SÍNDROME DE ASPERGER

El Síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del desarrollo, de base neurobiológica, que afecta al funcionamiento social y al espectro de actividades e intereses. Es un trastorno profundo del desarrollo cerebral caracterizado por deficiencias en la interacción social y coordinación motora, y por los inusuales y restrictivos patrones de interés y conducta.
Este comportamiento fue observado y descrito por Hans Asperger, un médico austriaco, cuyo trabajo solo fue traducido al resto del mundo en los años ochenta.
Puesto que el síndrome de Asperger es un trastorno del neurodesarrollo, comparte características propias de los problemas del desarrollo del sistema nervioso en general.
Las características comunes de dichos trastornos son:
1- Las mismas manifestaciones pueden aparecer en cualquier individuo normal. Es fácil entender que los síntomas que se consideran típicos del SA, tales como los problemas para la interacción social, o la falta de flexibilidad mental son muy comunes entre la población general; y se consideran rasgos de personalidad o una forma de ser, antes que una manifestación patológica. Los síntomas nucleares del SA no difieren cualitativamente de aspectos propios de cualquier individuo, sino que la diferencia está en la expresión exagerada de algunas de estas características, hasta el punto de interferir con la vida social.
2- No hay ninguna prueba biológica que permita diagnosticar o descartar el Síndrome de Asperger (SA). Esta característica incide en la arbitrariedad del diagnóstico, basado siempre en criterios que permiten un cierto grado de subjetividad en su interpretación.
3- Ocurre con frecuencia que, según el profesional que atienda un paciente con SA, se pueden dar diagnósticos distintos al de SA. Aunque no siempre, en algunos casos esta ambigüedad diagnóstica puede estar plenamente justificada, pues un mismo paciente puede compartir criterios diagnósticos de 2 ó más trastornos del neurodesarrollo; de tal modo, que resulte casi imposible establecer con rigor el diagnóstico de SA u otro trastorno, como puede ser el Trastorno de déficit de atención/Hiperactividad (TAD-H) o el Síndrome de Tourette (ST).
Es preciso aproximarnos al conocimiento del funcionamiento del cerebro del niño con SA, para ver cómo ciertas disfunciones se aproximan o coinciden con disfunciones propias de otros trastornos.
Perfil del niño con Asperger.
El niño que padece de Asperger tiene un aspecto externo normal, suele ser inteligente y no tiene retraso en la adquisición del habla. Sin embargo, presenta problemas para relacionarse con los demás y en ocasiones presentan comportamientos inadecuados. La capacidad intelectual de los niños con Síndrome de Asperger es normal y su lenguaje normalmente solo se ve alterado cuando es utilizada con fines comunicativos.
Suelen fijar su atención hacia un tema concreto, de manera obsesiva muchas veces, por lo que no es extraño que aprendan a leer por sí solos a una edad precoz, si ese es el área de su atención.
Un niño con este síndrome también se encontrará afectado, de manera variable, en sus conexiones y habilidades sociales, y en el comportamiento con rasgos repetitivos y una limitada gama de intereses. Tienen una comprensión muy ingenua de las situaciones sociales, y no suelen manipularlas para su propio beneficio. A pesar de sus dificultades, los niños que padecen este trastorno son nobles, poseen un gran corazón, una bondad sin límites, son fieles, sinceros y poseen un sinfín de valores que podemos descubrir con tan sólo mirar un poquito en su interior.
Se considera que el Síndrome de Asperger afecta de 3 a 7 por cada 1000 niños, entre 7 y 16 años de edad.
Es un trastorno que afecta más frecuentemente a los niños que a las niñas.
Las causas del Asperger.
Existe un componente genético con uno de los padres. Con cierta frecuencia es el padre el que presenta un cuadro completo de Síndrome de Asperger, El cuadro clínico que se presenta está influenciado por muchos factores, incluido el factor genético, pero en la mayoría de los casos no hay una única causa identificable.
Diferencia entre Autismo y Asperger.
Se considera que el Síndrome de Asperger es un trastorno dentro del Autismo, por lo cual se denomina en muchas ocasiones Autistas de Alto Rendimiento, a los que lo padecen.
El Síndrome de Asperger se ha diferenciado muy recientemente del autismo típico y existe poca información sobre el pronóstico de estos niños. No obstante, se considera que, comparado con jóvenes con otras formas de autismo, podrán con mayor probabilidad convertirse en adultos independientes, con una vida absolutamente normal.

Frecuentemente cuando son adultos tienen un trabajo o profesión relacionado con sus áreas de especial interés, pudiendo ser muy competentes.

No hay comentarios: